Fémina

No es lo que parece, es decir, no parece lo que es,

Como el diamante aún con polvo, sobre la montaña,

Podrás conocerla si te asomas bien.

Camina como si nadie existiese, a cual camino desierto,

Sabiéndose diferente, con amplio corazón

Atesorando a los seres que quiere.

La verás disfrutando sus pasos, aunque lleve prisa,

Iluminada, sonriente y fresca,

Con amor pero del propio.

Puede parecer frágil y en ocasiones de acero,

Sólo es un ser humano de carne y hueso,

Puro, perceptivo y sincero.

Si por casualidad o con causa, ella entra en tu vida,

Tratarás de esconderle las salidas,

Nunca querrías verla marchar.

Me pareció verla en San Miguel de Tucumán,

La escuche reír en Córdoba, reconocí su foto en La Plata

Y hasta por Ushuaia la vi pasar.

Puede parecer rara, única, o ermitaña,

A veces variable, insegura o distante,

Más luego te sorprende más allá de tu imaginación.

No la ates, no la sueltes,

Solamente permítele ser femme,

Aquella mujer que su alma enciende.




 Obra de Dreeuwske Andreae (Groningen, Holanda, 1977) http://dreeuwskeandreae.exto.nl/

Comentarios

  1. es BRILLANTE!!! me encantó, tiene encanto universal y tu voz propia. Te sigo, quiero leer todo hacia atrás y seguir leyendo lo que escribirás. Desde ya te digo que este poema me lo vas a tener que dar a préstamo para el blog (si me dejás, claro)
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! que alguien que nada entre las letras haga ese comentario es todo un placer. Por aquí encontrarás de todo y, finalmente, a una pura mujer. Mis cariños y hermoso tu blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Muestra gratis

Whatsapp miente

Atragantarse