Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

La brevedad de lo eterno

Imagen
Aunque estabas invitado a amar todo lo que soy, Tan sólo desapareciste y no me llevaste contigo. A mi pesar te extraño como si respirar dependiese de ti.
Ahora estas lejos… algo de mi se fue contigo.
Si tan sólo tu conocimiento bastara para cambiar tu corazón Y así tener una real oportunidad. No hay olvido, tan sólo distancia.
Pues infinito es el amor aunque no estés frente de él.
Las últimas flores que compraste marchitas yacen. No las regué más después que te oí decir Lo que cualquiera dice sin pensar en el después.
Mis dedos extrañan jugar con tus dedos.
Un instante contigo y llegue a soñar Con un vida sin teorías, sin suposiciones Ni todos los ladrillos que seleccionamos cargar.
Me pregunto porque mirábamos hacia afuera si teníamos un mar.
Muero al despertar, con tan solo mirar a mi lado y ver que no estas. Hoy te extraño tanto que parece un delirio, Si apenas nos conocimos y hoy ya no estas.
Quisiera encontrarte en mi andar y hallar alivio ante tu ausencia.
La vida nos va llevando. Tal vez no …

Estigma

Imagen
Ya no espero a nadie ni nada Más allá de yo misma. Crecí pensando en conocer un caballero, Ni siquiera un príncipe, Tan solo un timonel de mi barco Con quien salir del naufragio familiar.
Imaginé una casa, un perro, un auto, Domingos con olor a parrillada, Los feriados caminando en la montaña, Vacaciones en la playa; Miradas que se encuentran Y sonrisas que responden.
Más el frío se va metiendo por los huesos. La vista se nubla disminuyendo un poco más. Los músculos se endurecen. Los brazos y piernas se entrecruzan. Nada sucedió ni sucede Y, casi con certeza, no sucederá.
Cuando quise tener hijos No había nadie conmigo. Cuando dejé de amar, Y me creció el olvido, me valoraron. Fue en un adiós sin retorno Que me empezaron a extrañar. Cuando me vestí para otro Me encontraron muy hermosa.
Luego que borré algunos teléfonos, Me empezaron a llamar. Cuando dejó de interesarme Al otro le empezó a importar. Siempre di todo por nada. Ahora es como si hubiese guardado la bondad.
Casi no regalo caricias, Mucho menos las vendo…