Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

Caras sin caretas

Imagen
Muchos años después de la primera vez, volvieron a encontrarse.
Curiosamente, ellos nunca se habían separado.
Entonces como se entiende que no transitaran juntos?
Y bueno, para muchos no se entiende, pero ellos creen que si.
Ya no confunden apego con amor, ni soledad con necesitarse, no hay elegir compulsivo ni vacío…
A conciencia y corazón entrelazan sus dedos hoy.
La piel es distinta, los tiempos también, las ganas intactas y el amor no es más recóndito.
Ya no pesan los mandatos ni los estándares, ni la familia o los amigos.
Lo que mueve es ahora puro y sincero.
A veces las almas gemelas tienen un velo en los ojos que sólo el caminar permite retirar.
Con suerte, cuando lo develan, aún permanecen juntos.
En los inicios uno suele pecar de auspicioso, de crédulo.
Cuando la vida trae desafíos las ilusiones se empiezan a deteriorar.
Nunca faltan los miedos, las dudas, las inseguridades y las distracciones.
Y los errores.
Resulta fácil caer en la distancia, en la lejanía del día a día.
F…

Reestreno

Imagen
Otra vez la misma voz en el teléfono,
repetidos mensajes en el contestador,
familiares melodramas del pasado.
Creerá que seguiré jugando eternamente,
que nunca desertaré…
Fue tal vez desde aquella tarde,
cuando tiré las cerezas vencidas del congelador
y una botella de evaporado champaña,
que ya no importa.
Lo importante para mi es
que mi piel -finalmente- decidió
que no volverá a tu tocar su piel.
Parece increíble como me alejé y desperté.
Porque de sueños frustrados
ya estoy en exceso satisfecha.
Y ahora sola,
como lo he estado siempre,
intentaré lograr felicidad desde dentro de mi,
no desde afuera.
No se bien como pero, se que quiero
dejar de divagar y empezar a plasmar.
Y que mis lágrimas no fueron en vano,
tal vez amor exaltado,
por tanto de esa manera tenía que aprender.
Hay en mis líneas mucho de corazón roto
pues solía sacarlo a la vereda
dejándolo a merced del azaroso transeúnte.
Presumo que no estoy dispuesta
a estancarme más en ciertas cosas.
No espero recibir menos de lo q…

Lo que no te dijeron mis dedos

Imagen
Fotografía: Nastia Vesna



Recuerdo aquella cena cuando me quedé contemplándote mientras hablabas,

Como la escena de una película, una mirada de reojo, me sonreíste en cámara lenta

Y, como una copa de buen Malbec, me llegó hasta el corazón.

Al instante entendí que eras para mí. Y sentí que era para ti.



No fue tu beso ni tu tierna mirada, o quizá la luz de tu piel o la suavidad de tu pelo, no.

Fue un pequeño momento, un delicado movimiento, un acertado giro que dieron tus dedos

Cuando seguros, certeros y oportunos tomaron mi mano defensiva

Derribando la guardia y alcanzando la conquista. Robando mi atención.



Aún hoy, pasado el período de prueba retienes mi interés.

Y mis intenciones están a tu merced, magnetismo impredecible.

Algo que no puedo contener. Algo que quiero ver crecer.

A veces, una dulce caricia puede cambiarlo todo.




Penélope

Imagen
Como la triste canción ella se llamaba Penélope. Sus cabellos de color castaño claro sabían danzar en el viento mientras que su mirada melancólica de grandes ojos verdes era empañada por una sonrisa generosa. Era delgada y distinguida. Su piel era como de satén y sus manos parecían de pianista.

Podías hacer como si no la notaras, con lo cual la desafiarías. Aparentaba ser segura y decidida. Y no dudaba en mirarte con desdén. No le temía al mundo, o al menos eso suponía.

Solía caminar seria, como concentrada en lo que tenía que hacer. Tenía un humor sarcástico que no todos podían entender. Opinóloga de nacimiento, ella todo quería saber, aunque mucho conocía o al menos nos lo hacía parecer. Soberbia por momentos, para algunos no del todo agradable. Sucede que era como un meteorito pero, encantadora en verdad.

Amante de la naturaleza. Portaba un estilo simple y relajado. Tenía un corazón sincero, cariño predispuesto, afinidad con los niños y gran solidaridad, podías contar con ella …

Tibia soledad

Imagen
Era una chica tímida, de las que marchan en soledad,

Que tienen la mirada al piso y les cuesta suspirar.

La sonrisa quedó en el armario y los oídos en un diván,

La voz se tiñó de gris y la piel parece querer olvidar.

De esas brisas de cajón, como alegrías de ayer.

Una bella escultura espolvoreada del no ser.

La veo pasar vestida de azul, negro o marrón.

Son suaves sus pasos, pausado su caminar.

Luego de una hora en el ex ferrocarril San Martín,

Trabaja de ocho a seis sin mucho entusiasmo por seguir.

A la salida merienda un yogur frutado en la plazoleta,

Lee un libro o usa el mp3 mientras suspira e intenta

Recordar -con esfuerzo- lo desde siempre irreal.

Cuando el sol no entibia y las palomas parecen agotadas

Regresa a su casa en el tren, y con mirada perdida imagina

Que alguien la sorprende gratamente en su portal

Enloquecería –se dice- entre rosas y bombones, 

Y va  dibujando castillos en el vidrio, 

Aunque en ocasiones no lo cree más.

Es interesante ver como en el campo o en la ciudad,

Las muchachas s…

¿Y ahora?

Imagen
Fotografía: Nastia Vesna



¿Qué hago? ¿Qué hago? Si de otro me he enamorado.
Si tú y yo estamos fracturados. Si la ilusión es él.
¿Qué digo? ¿Qué callo? Si odio mentir y
Aunque el fracaso es cruel, Mi verdad es él.
¿Donde iré? ¡Llévame! Estoy aturdida.
No concibo vida sin su cariño.
No quiero estar conmigo sin él.
¿A quien elijo? Seguridad o aventura.
Historia o incertidumbre. Final o principio.
¿Qué quiero? ¿Me quiero? ¿Acaso era infeliz?
Tal vez la falla está en mí,
Inventé un sentir para sufrir en vano.
Será que estoy aburrida de lo afortunados que somos,
y voy inventando problemas, saturando la imaginación...

Conformar no es amar

Imagen
No pude creer entender nuestro origen.
Lo mío fue capricho por tu amor aunque tú
Ni te enteraras, lo alimentaras o te importara quizá.
Mantuve la vigilia porque ¿cómo no amarnos?
Hoy se que un solo enamorado no hace pareja,
Ilusiones no son proyectos,
Querer desde el rincón no es ser compañeros,
Deformarse para conformar no sirve, no es amar.
Así la realidad está siempre ante nuestros ojos pero,
El momento de la revelación puede nunca llegar.
Porque dejamos de fluir, nos estructuramos tras el fin.
Alimentamos el miedo creyendo controlar los sucesos;
Manipulando la intuición, tapiando el corazón;
Dejándonos ganar por las ansias;
Volviéndonos el relato de alguien más.
Idealizamos tanto el amor que alcanzarlo
Puede tornarse una real utopía.
Desoyendo que, si llegamos a amar de verdad lo sabremos,
Pues no podremos detenerlo escapando por los poros.






Fotografía: Nastia Vesna

A tí

Imagen
Acaso no te das cuenta de lo que por tí siento,

De lo mucho que extraño tus besos.


Acaso nunca me encuentras en sueños


Suspirando por el reencuentro.


Acaso la vida te alejó para siempre


Topando tus manos con otras distintas.


Acaso el querer que me confesaste


Fue sólo el momento en que te quedaste.


Lamento cariño que tú estés tan lejos,


Que por protegerte yo te aparté.


Mirada de niño, andar de guerrero,


Te quiero mi cielo y por siempre lo haré.


Espero en vano que vuelvas conmigo


Que seamos amigos y mucho más.


No quiero olvidarte ni encuentro alivio


En resignarme, marcharme sin tí.


Fuimos la breve expresión de deseo,


Más anhelo genuino de eternidad.


Respiro profundo, retoco mis huellas


Por si las dudas las quieres buscar.


Así me despido con un hasta siempre


Quien sabe amor mío por donde iré.












*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/* Fotografía: Nastia Vesna

Extrañándome

Imagen
Una siesta como cualquier otra, 
una melodía tranquila, 
un aroma a lavanda 
y una foto familiar.

Entre libros y revistas retrocedí 
hasta recordarme 20 años atrás. 
Iba en el auto con mi familia; 
estaban papá y mamá, 
mis hermanos y mi antiguo yo… 
tan diferente, 
tan puro e inocente, 
tan lleno de ilusiones, 
de anhelos y libre para desear, 
sentir, imaginar y ser feliz.

Volví al presente 
y no pude evitar preguntar 
si es posible preservar 
a una flor del tiempo, 
del clima, 
del exceso 
o falta de alimento; 
más sé que no se puede evitar 
su evolución 
y su final.

La niñez pasó con celeridad 
y es inevitable echar de menos 
aquella sonrisa espontánea, 
la imaginación veloz 
y el disfrutar sin prisas… 
crear, soñar, 
gozar del día 
y descansar en las noches 
para empezar de nuevo; 
el mañana nos esperaba.

No tenía miedos 
más allá del dentista.
No tenía mayores problemas 
que el postre a elegir.
Luego, un día decidí crecer 
y me adelanté 
incluso al tiempo, 
dejé a mi niña dormida y, 
en melancolía reconozco que, 
corrí co…

Fin

Imagen
Hoy fui a la librería pero no conseguí lo que andaba buscando.
Ayer pregunté en la pinturería pero no tenían nada para mí.
La semana anterior lo había intentado en la tintorería,
la mejor de todas me decían por ahí;
y ya que estaba, le dije al verdulero si una buena salsa cumpliría mi fin.
Pero no pudo ayudarme siquiera el chapista de la vuelta a la esquina
ni el paramédico que conocí…
Parece que no hay nada en esta tierra que pueda sacarte de dentro de mí.

Así que tiré los clavos y reciclé las cartas que alguna vez te escribí,
discutí con Dios un largo rato, agarré tu foto y me decidí.

Me puse a escribir lo que siempre había soñado,
los lugares, las cosas que hace buen tiempo quiero descubrir.

Respiré profundo para registrarme
y en ese instante me comprometí a completar proyectos
y disfrutar de nuevo.

En aquel instante, escribí en cursiva mi final feliz.




***

Fotografía: Nastia Vesna

Amiga virtual

Imagen
Sobre la sonrisa más amplia del mundo se encuentran los ojos más inquietos que vi.

En una foto blanco y negro a través de facebook la conocí.

Un ser de caramelo con un corazón de masapán, hace pasos pequeños pues no se anima a saltar.

Todo empezó cuando compró un hermoso buzón, y ahora no encuentra las instrucciones. Y parece que no sabe que es lo que le hará funcionar ni que hacer con lo que puso en él.

Es valiente aunque no lo cree, por vagancia o resquemor se queda sentadita y quietesita donde está.

Sueña de día más que de noche, habla otras lenguas y lee al amor.

Mira hacia afuera, duda por dentro y va guardando sus ideas en un cajón.

Tiene las manos en los bolsillos, temiendo que nada recibirán, cada tanto las saca, acaricia a sus ternuritas y las va a guardar; luego, no puede evitar que un poco traviesas se les escapen para navegar, más tarde las vuelve a guardar.

Mientras su reloj camina, se acumula el polvo del paso de los días sobre su almohadón.

Y en la madrugada abraza la añoranza y…

Necesidad

Imagen
Eres libre...  de la mano que no quisiste tomar, del beso que prefieres guardar,  de la tarde que no puedes compartir,  del sueño que eliges descartar. 
Así es mi vida,  me marcho,  he tirado la toalla,  renuncio y de aquí parto.  Te voy a extrañar,  me vas a echar de menos. 
Pero si libertad es lo que más quieres  es lo que de ahora en más sobra. Tu egoísmo ya no es mi problema  claro que, seguirá siendo el tuyo.  El dinero no es imán,  me conformo con mi alma.
Del querer no discuto,  de nada valdría hoy,  pues sentimos alguna vez  y eso nos unió anteayer. De los porqués sin respuesta  ya no renegaré.
Prefiero no tener citas a tenerlas todas canceladas. Cada cual su camino, como estábamos acostumbrados. No hay rencor más el cariño que tengo ya no nos basta. No me debes nada ni nada te adeudo a ti. Con suerte seremos amigos, no me preocupa este fin.
Tal vez vaya a equivocarme nuevamente,  pero vale la pena intentar;  sobre todo viendo  que en estas cuatro paredes  nada queda por …

Ineludible avidez

Imagen
   Si al menos nos hubiera unido el amor y no el deseo...
Ese travieso deseo que busca salirse de curso a cada rato 

   y al final de cada encuentro; 
que es fugaz después que toca la piel 
   y al mismo tiempo cautivo de su hedonismo
y su afán de conquista. 
   Aquel que descubre lo exquisito cuando bien intuye 
entre los aromas pertinentes.
   Deseo caprichoso que se obnubila ante esos labios rojos; 
más luego, perenne al poco tiempo de consumada la osadía.
   Es también lo escurridizo cuando estoy y no estás. 

En ocasiones es prohibido, si hay otros mirando hacia aquí.
   Oh deseo fugitivo cuando elijo alejarme de ti.
Maldito deseo del que no logro huir, 

   el que no logro manejar; 
que nos atrae y, más de una vez, 
   nos aleja aunque estemos cerca.
Deseo que no tienes rostro, ni raza ni religión. 
   Pero, que resultas tirano y egoísta 
acaparando todos los sentidos.
   Deseo inflamable con tan sólo una mirada o un tono de voz; 

que no me dejas dormir o bien, que me dejas rendida.
   Deseo retóric…

Imposible

Imagen
Pienso que lo amo porque es perfecto nada más.

Porque estuvo en los momentos difíciles y en los buenos también.

Porque me cuida, me estimula, me contiene, me acepta como soy.

Porque me tiene demasiada paciencia y no le cuesta ceder.

Porque filosofa conmigo y mantiene el interés.

Porque cuento con él, nunca me ha fallado.

Porque es sincero y piensa con claridad.

Porque es una buena persona con un inmenso corazón.

Porque siento calor cuando tomo su mano.

Porque nada ni nadie lo detendrá jamás.

Porque le gusta cocinar.

Porque tiene la sonrisa más fácil del mundo.

Porque no le cuesta caminar.

Porque me hace sentir la persona más querida.

Porque tiene mil maneras de crear felicidad.

Porque respeta mis tiempos.

Porque le gusta cantar.

Porque que se que al final del camino me amará sin más...

Pero lo cierto es que quisiera poder amarlo de verdad.

Pero no lo he podido lograr.

Pues tengo la ilusión dormida y a penas puedo respirar.

He intentado, no he logrado, soltarle la mano para disfrutar su libertad.

Y lamento …

Conocí una triste historia

Imagen
Se oyeron los pasos certeros y la puerta calzando con precisión. Quedaban algunos objetos, cosas a las que no se aferró.

Tuvo que elegir, la dicotomía de sus fantasías y la realidad alimentaban los fantasmas. Su personaje carecía de telón y había desgastado el escenario.

En la cama estaba sólo en su aflicción; ella a su lado, estaba ajena a su universo, para cuidarla de algún modo, para atenuar su culpabilidad.

Finalmente tomó la decisión. Partió dejando un querubín de carne y hueso en la habitación contigua, un ser puro y precioso que siempre la tendrá a ella, quien tardaría en comprender y volver a tener fe.

Replanteados sus compromisos, ella se volvió decidida a crear felicidad con o sin compañero; “que suerte tengo” comenzó a pensar con el tiempo. Esa personita a su cargo era en verdad una bendición en su vida.

Él no se olvidó, tan sólo permaneció en la distancia y, cuando -tarde- entendió el error cometido, no supo como volver. No supo que hacer, entonces no hizo nada. Se inmo…