Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Trámite de solicitud de visa por primera vez. Embajada de los Estados Unidos en Argentina.

Te lo dije

Imagen

Mujer 3.0

Imagen
De la abnegación total de mi abuela, aunque fingida,
a la aparente rebeldía total de mi madre,
quedo en unas circunstancias sospechosas
de sugerente realidad, en libertad.
No me duele la soledad
ni sentirme fuera de todo sistema
sin quien me espere con reclamos o quejas
aunque apreciaría un abrazo al regresar.


Bettina Dávalos

Sana con derechos

Imagen
Cuando un hombre coge a una mujer
ella se siente segura desde lo más íntimo,
no se enamora, se relaja
y en la entrega ensaya un pacto de pertenencia.
Lo primitivo se confunde con lo social,
pues el ágape viene mucho después del instinto.
No es castigo, es naturaleza;
el macho sale a aparear;
la hembra, con más o menos culpa, se entregará.
Acepta mujer vivir el amor en todas sus formas
para desarrollarte plenamente.
Quédate abierta para vivir una sexualidad armoniosa
en tanto forma parte de la vida
y de la felicidad a la cual tienes derecho, como cada criatura, especialmente tú.
Disfruta, goza, que una relación es otra cosa.


Bettina Dávalos

Soñando cocodrilos

Imagen
Estoy enojada conmigo por lo que me prometí y no cumplí, por bajar los brazos, por poner la otra mejilla por si acaso, por no oírme y callar cuando tuve voz, postergarme, mentirme, desalentarme. Estoy enojada por no haber confiado ni creído que lo lograría y sigo poniéndome metas que alcanzo mientras sigo dudando. Me miro al espejo y no me sonrío, no me oigo, no me abrazo, no me pongo crema porque no me dan ganas de tocarme. Sigo empujando otras vidas sin tener fuerzas para la mía. Enojada con lo que no es tal cual como yo querría sintiéndome desprotegida, luchando sin descanso contra mí. Sintiendo que me pesan los días desde la lectura mental pues en el corazón sólo hay llanto y dolor, sin emociones. Sin perdonarme, me repito que estoy enojada evadiendo el poder que me estoy negando, ignorándome de la manera más desleal, perdiendo batallas por abandono.

Bettina Dávalos