Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

Ojos que no ven

Imagen
Hace poco me contaron la historia de una mujer que salió de una fiesta escoltada
por un hombre que había llegado al evento invitado por otra mujer.
Durante la noche, el hombre había estado muy atento intentando conquistar a la
mujer que no conocía y demostrando claro desinterés por quien lo había llevado
a tal ocasión.
El hombre ponía incómodas a ambas mujeres mas, había manifestado ser
solamente amigo de aquella y no ostentar otro compromiso por lo que claramente
podía actuar con total tranquilidad de ser cierto, cosa que quien no lo conocía
no tendría como saber.
Pasaron los días, la mujer se reúne con una amiga presente en aquella fiesta
quien le comenta lo mal anímicamente que había quedado la persona que
llevó al caballero a la fiesta dado su desdén público y mutua osadía, llegando
incluso al llanto. En otra reunión, la madre de otra amiga -ambas no habiendo
participado del evento- muy sorprendida comenta una versión similar.
Era de esperarse que otros oídos hayan sido alcanzad…

Enero nuevo

Imagen
Me desperté acalorada este sábado dos de enero, cuando sonó mi celular. Miré la hora, no había sonado la alarma aún, dudé en responder pero me pareció importante; temprano me ponía en el lugar del otro... Habían más mensajes de la noche anterior a los que decidí darle importancia. Reacomodé mi cuerpo en la cama. Mi perro cachorro notó mis movimientos y vino a saludar. Por suerte dormí con ventilador -cosa que evito-, mi hija está de vacaciones y pude usarlo en segunda noche consecutiva. Sentí gratitud. Me levanté de la cama, acaricié a mi perro y me volví a acostar pero boca abajo. El ventilador giraba para un lado y para el otro, y otra vez giraba para un lado y para el otro. Hoy podía sentir la ventilación como caricia, hoy el calor era menos bravo que ayer, hoy miré de nuevo la hora y me despedí de las sábanas revueltas y con presencia de perrunas huellas pequeñas. Mientras caminaba por la casa repasaba este año nuevo, los seres presentes, los grandes ausentes, lo que no quiero po…