Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

Corazones desechables

Imagen
Cuenta una nueva historia que Juana tenía 33 años cuando lo conoció. Muy bonita ella, delgada y distinguida, en un pueblo de Córdoba nació.
Juan al menos una década mayor, nació en la capital; no muy alto, un reconocido profesional.
El destino los cruzó. Desconfiados, descreídos, tímidos latidos, lentamente una puerta se abrió.
Casi sin darse cuenta algo nuevo comenzó. Varios meses compartieron por las tardes y domingos, entre velas y caricias se deshojaban sin más prisas.
Temerosos del futuro, como saber cual pasado habrán caminado, no imaginaron, no calcularon, un hijo sería anunciado. Juana se hacía la tonta, “¿cómo esto pudo haber acontecido?”, más como ocultar el anhelo más deseado y postergado que finalmente con su amor se aproximaba. Pero Juan no pudo asimilarlo, o no quiso o no entendió que la vida más grande sería ahora, con un simple sí su eternidad crearía. Dijo que no faltaba amor, que no era un buen momento… será de esas razones que sólo los actores conocen y no pueden re…

Remordimiento

Imagen
Cuando te alejé entendí lo que querían decirme tus besos, cuidados, caricias… tu amor.

Al entregarme en los brazos de otra persona descifré lo que valía tu piel y calor.


Caminar de la mano o sentarme en la alcoba llevaba a perderme sin entender lo que hacía.


Tu templanza que otorgaba sentido a la otrora paz interior se había marchado contigo.


Reconocí en el espejo un ser aturdido sin el son de tú cálida voz, sin tu ternura.


Mi desatino me pesa y confina al exilio de tu corazón herido que no supe guardar.


No merezco una sola lágrima tuya y con seguridad jamás te he olvidar.


Decidí callar para no perturbarte y que seas feliz con alguien más,
que no tenga vendados los ojos y por ti se deje amar.


Serías mi eterna asociación si no te hubiera enjaulado en la pena,

por haberte soltado las riendas de la libertad.
















Untitled. Unknown, Japan, c. 2010.


Lamentos del corazón

Imagen
Oscurece a medio día.
Un llanto sin voz, dolor sin antídoto.
Lleno de hastío, casi bronca, sin olvido.
Pleno latido, marchito el sentido.

Cuesta oír respiración alguna.
Sobra sentir, tiempos perdidos.
Calma que abruma sin pausa, sin vista.
Otra vez, cansancio que agota.

Evaporado el incentivo.
Tristeza inminente, penosa mirada.
Lágrima roja, alma quebrada,
Otro amor que no ama.

Dubitativamente

Imagen
Naturaleza infame, espíritu inquieto,
ineludible estímulo, irresistible encanto,
misteriosos ojos, tímida sonrisa,
imparable atracción, impensando encuentro,
causal casualidad, irrefrenable curiosidad,
impaciente caricia, inequívoca pasión,
impertinente beso, agitado susurro,
sorpresiva inspiración, agradable incidente,
momento oportuno, volcánica sensación,
y lo más probable, que dude en volverte a ver.


Adiós

Imagen
El momento fue duro para ambos
la angustia inundó mi fortaleza.
Ojalá tuviera el valor para comprobar
lo que para ti son certezas.
Te dejé partir, 

puede que en vano.
Me sentí verdugo oscuro
y aún nada está claro.
El amor gran ausente,
la tristeza en primera fila,
El cielo está gris y
mi corazón en deriva.
Basta, basta, basta,
no deseo sentirme aturdida,
las voces, las caras, las dudas,
quien soy, como sería…
De qué sirve hacerse el valiente,
ante lo que poco se conoce,
oportuna resignación y la pregunta:
cómo se sigue después del adiós. 



  Dibujo de Troche





La verdad

Imagen
Como sacarte de mi cabeza no encuentro y creo que todo lo he intentado, 
hechizada de haberte amado, aún no consigo un remedio.
Si volver a tu lado fuera posible, sin duda sería una locura, 

tú perfecto cara dura me enamoraste desde aquel día
en que tus dedos en mi cintura cosquillitas producían; 
vino primero una mueca y también una sonrisa, 
tímida entre la brisa, los ojitos cintilaron,
y finalmente, tan dulce como inquietante, arribó nuestro primer beso.
Parece que fue ayer cuando nos conocimos 

porque aún recuerdo tu perfume, 
tus manías e ironías, sobre todo, las melodías.
Más que recordarte puedo añorarte.

Sin embargo estas lejos.
Con miedo me pregunto a quien le regalarás tus besos.
Miro al cielo casi ingenua...

clamo y pido por respuestas que te alejen perpetuamente 
o a mi lado, tú bandido, siempre vuelvas.

 Dibujo de Troche

Más allá del sí

Imagen
Se conocieron y se ataron de por vida.
El no la quería, creyó. Ella cayó rendida a sus pies.
Tuvieron una bendición que casi no entendían.
30 años ya han pasado desde aquella situación.
Ella lo sigue amando. El hoy sabe que era ella,
Que fue ciego al no querer ver en ella la elegida,
Su verdad, su camino y su final,
Con la que tuvo sus hijos, y ahora disfruta los nietos,
Con la que le encanta viajar y, a veces, hay que renegar,
Con la que siempre estuvo y
Con quien quiere por siempre estar.
Lo vivido no fue en vano, la juventud impedía ver.
Hoy por las noches sus corazones laten al unísono.
Ahora se plantean como sucedió esta cosecha
Y si la siembra alguna vez importó.
Después de todo el azar los unió.
Y si pudieran elegir de nuevo nada sería diferente.
Pues, resultó como nadie pero, nadie podía saber…
Muy bien. 




Carlos Gorriarena,1983-84 - Familia

Buscando el sentido

Imagen
Como pensar menos en el pasado para disfrutar más el hoy.
Como saber la ruta correcta para no volver tropezar.
Como negar que exististe y borrar lo que me hiciste sentir.
Como cantarle a la vida si me quedé muda ante tu partida.
Como me miraré en otros ojos si en los tuyos me perdí.
Como bailar el tango si el llanto no me deja ni respirar.
Como mirarme al espejo si eras el motivo para sonreír.
Como sacarte de mi memoria para atesorar nuevas vivencias.
Como leer otras caricias si ese lenguaje descifré contigo.
Como brindarme otra vez y volver a confiar.
Como convencer al corazón de volver a sentir.
Como generar fuerzas si te robaste mi voluntad.
Como creer si ya ni se lo que soy, sólo repaso quien fui.
Como oír la música si me encuentro inmune al sonido.
Como caminar bajo el sol si encandila su luz.
Como viajar al futuro si no tengo motor ni combustible.
Como exclamar que amar no es sólo ensueño.
Como trascender si perdí mi inspiración.
Como considerar con objetividad el sendero recorr…

Amar

Imagen
Cuando amas a alguien te cuesta concebir que la vida tenga otro sentido que adorarle.
Amaneces y te duermes deseándole sólo lo mejor para sus días. Imaginas campos verdes de fresco pasto, flores de colores y pájaros cantando. Le piensas y le extrañas aún si acabas de despedirte, te sientes incompleto y cuentas los minutos que faltan para volver a verle.
Si en verdad amas a ese alguien, te fascinan sus defectos, te sabes hasta los lunares pintados en su cuerpo. No desgastas los minutos más que imaginándose juntos y sonríes por la calle contagiando sublime armonía de saber que existe por quien todo darías.
Todo es bello y posible cuando el amor toca a tu puerta. No existen jefes ni deudas, solamente que él sonría para alejar la agonía de las dudas indiscretas.
Te das cuenta que le amas cuando luz él te proyecta, enaltecido está cual emperador pero, emperador de tu humilde nido. Y te sientes millonario, rodeado de riqueza si tan sólo su abrazo envuelve tu existencia.
No hay nadie que no note …

Eterna despedida

Imagen
Ojalá una sola mirada lo explicara todo y no necesitara las palabras
Porque a veces escurridizas se escapan las oportunas y aparecen las reiteradas
Dejando la incertidumbre ante la mera posibilidad de que no lo hayas entendido...
Si pudieras sentir como siento, tal vez se acabaría el misterio.

Ni siquiera podemos ser amigos para escuchar tu voz del otro lado.
Me ahogo en mi propio fuego alimentado con saber que existes.
No descifro este enigma y me desespero ante el intento
que es en vano ya, nada cambia, tú allá lejos, yo que espero.

Quiero tenerte conmigo, ya no lo puedo ocultar.
Este amor que traigo en el pecho crece sin claudicar.
Yo quisiera renunciar, agotada de extrañarte.
Te imagino, te deseo, cuanto añoro la eternidad…

Ya no creo en los milagros, este amor es mi condena.
Que me hiciste, no confiesas, para que te adore tanto.
Ni te acuerdas de esta dama, como no imaginas mis letras
que sólo inspiradas en ti no sosiegan mi inútil tregua.

Fue por ti que entendí, lo que las mujeres callan,
pues o…