Respuestas


Me preguntaste si verte era preciso para corroborar mis sentimientos, la respuesta es un no rotundo. Si tan sólo al cerrar mis ojos puedo hasta sentirte, por todo lo que dejaste dentro del corazón.
Me piensas y me extrañas, quieres saber de mi pero, para no hacerme daño te alejaste de aquí.
En los brazos de otro me confiaste, pobre soldado erguido que lucha contra un fantasma temiendo porque sospecha que no hay antídoto sino tú.
Si vencieras tu cobardía y por un minuto te sinceraras, sabrías que es tu ausencia la que casi me mata.
Si me dieras tu cariño, sólo eso yo te pido, seríamos felices juntos, tú también podrías sentirlo.
Yo te otorgo mi perdón, aplazando tus disculpas, ya no sirven los lamentos cuando hay dos almas que se buscan.
Escribamos otra historia, arremete contra el viento de las malas tentaciones que cambiaron nuestro encuentro.
Revisa dentro de tu pecho y resurge entre cenizas, ven aquí querido mío, contigo nada me falta, hoy sé que solamente tú bastas.
Sentir real e inevitable, desconozco si es eterno, hoy por ti está seguro, el mañana es otro cuento.
He buscado en tus ojos razones que me expliquen el misterio, en vez de disfrutar lo que es bello, el puro sentimiento. 
Reiteradas ocasiones de imprudente conciencia ante los hechos etéreos que al alma conmueven. 
Ahora entiendo el florecer de un ser enamorado que vive en libertad desraizado del pasado.
En el pecho nada pesa, como en agua el hombre flota, los caminos son de seda y una música armoniosa siempre toca.
Puedes prescindir del cuerpo, la comunicación está en el aire, las cosquillas son señales del devenir de estrellas fugaces. La temperatura va escalando ante la deliciosa natura, nada es más perfecto que la imperfecta piel desnuda. Que decir de los labios, pícaros y traviesos, la impaciencia se adelanta a la llegada del último primer beso que conectará directamente a mi tierra con tu cielo. 


Imagen: Ofelia por Julieta Arroquy

Comentarios

Entradas populares de este blog

Muestra gratis

Whatsapp miente

Atragantarse