La que partió

Extraño a la pobre ingenua que fui,
La que se creía el cuento de cada infeliz.
La que apostaba al mañana con tan sólo unas migas.
Quien no escuchaba al reloj cuando le decía “él ya no vendrá”.
Aquella llena de ilusiones y curaciones para el alma.
La tonta, la buena, la que no sabía pedir
Y que se conformaba con oír quince minutos
Cuestiones superfluas e historias que jamás hablarían de sí.
Hecho de menos la alcoba decorada para dos,
La casa perfumada y en orden,
El mantel nuevo y prolijo en la mesa.
Las flores frescas en el ventanal.
Me falta la confiada y generosa,
La que no buscaba nada pero esperaba todo,
Esa que entre espinas se entregaba a sentir
Aunque en el fondo dudaba si se iba a repetir.
Se ha marchado la hermosa, la fresca, la alegre,
La que siempre dio sin nada recibir.
Quien parecía de hierro y resultó de cristal.
La que golpe a golpe pudieron quebrar.
Ella, la soñadora, la enamorada de la vida,
Aquella que defendía los bombones con forma de corazón,
Pero que jamás recibió un corazón sincero.
Si, ella, que se abrigaba del frío con la mañanita de su abuela.
Que agradecía al sol por iluminar los pasos del que amaba.
Que celebró mil y una historias
Pero, que al amor aún no conoció.
Quisiera volver a verla, a través de un espejo al menos,
O a través de la línea percibir su voz,
Escucharla reír, bailar, sucumbir
A los brazos de un cuento donde coma perdiz,
Revivir del encantamiento del siglo donde “yo soy sin ti”
Y salir a cantar por la vida su razón de existir.
La extraño, y se que está lejos.
Hasta creo que es ella quien no quiere volver.
No la culpo, siente que lo dio todo.
Y a cambio aprendió que un "te quiero" puede no valer.


Fotografía de Brooke Shields by HEDI SLIMANE, circa 2000

Comentarios

Entradas populares de este blog

Planetario

Whatsapp miente

Atragantarse