Profesión: iluso


Al iluso le gusta volar
y encontrar amor en cada esquina
historia de casualidades sin causas
y de piezas que encajan después de taladrar.
Simula abrirte una puerta
pero todo gira a tu al rededor.
Al fin del día ni él sabe que pasó.
Hay una idea de sentir
toda creada por su desear
muy lejos de su pecho
y de las sensaciones de su piel.
En el fondo saben que no pueden
mas insisten que lo quieren.
Siempre terminan igual
nadando en su soledad.
Quieren ser abrazados,
tenidos en cuenta,
caminar al compás del latido,
que nada duela
Ni lo ya dolido...
Suspiran ante la flor, la canción y los aromas.
Intuyen que su alma será sanada. 
Sonríen ante manos entrelazadas.
Respiran hondo como si nada importara
pero saben,
huelen, 
temen, 
y callan.
En su mirada cabe nostalgia,
en sus manos se cuelan las brisas,
en su voz algo no dicho suena,
en su pecho un sentir cautivo vibra.
Quizás un evento fortuito saque el velo,
muestre al otro en su estado natural
Y nos de una cachetada,
la primera de muchas 
qué con ojos abiertos vendrán 
y con el corazón expuesto se sentirán
como un temblor y sus réplicas.
No importa que duela, 
de hecho nos sirve, 
sólo así sabemos que es real
y estamos aún vivos.
Puede que se sienta abatido, 
ver descreído a la felicidad pasar, 
encontrar su cabeza aturdida, 
querer -si pudiera- hacer a todos desaparecer
mientras, su retentiva guarda los sueños 
por tantos otros soñados.


Bettina Dávalos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Planetario

Whatsapp miente

Atragantarse