Conversaciones con mamá

En cada visita, 
las charlas con mamá 
empiezan con un pendiente
y nunca sé dónde terminan.
Seguro hay un reto
por algo que hago mal
y un empujoncito 
que me anime a ir por más.
Las charlas con mamá
siempre citan a la abuela
materna, su madre,
y añoran al gran hombre, 
su padre que no está.
Reiteran planes truncados,
historias de pensionado,
y amores desencontrados
hasta tropezarse con papá.
Las charlas con mamá 
son intensas, no variadas,
y hacen que corran 
las agujas del reloj.
Resultan encuentros
a veces tiernos
y por momentos duros,
de transformación.
Las charlas con mamá 
son necesarias,
cada sesión va perdiendo dolor
y ganando respeto.
Su cabello cada vez 
resiste menos las tinturas
y su piel tan blanca,
más madura, más sabia.
Las charlas con mamá
me dejan certezas,
se llevan dudas viejas
y traen bastantes nuevas.
Me encantaría que sean millones
y nunca perderla y charlar...
haber empezado antes
y saber valorarla más.
Las charlas con mamá
me ponen frente a un espejo
donde veo lo bueno
y también lo malo que fui a heredar.
Ella es tan bella,
en su filosofía distinta,
es como una niña que disfruta, 
flotando en la vida, cada paso que da.
Bettina Dávalos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Planetario

Pérdida perdida

Entre tus dedos